LA LLAMADA DE LA TRIBU. MARIO VARGAS LLOSA

Mario Vargas Llosa ha sido siempre un hombre intelectualmente inquieto. Aún sigue siéndolo y se muestra activo cuando otros muchos intelectuales, con su misma edad, optan por abandonarse o pasar a un segundo plano.

Creo que Llosa es uno de los grandes novelistas de nuestro tiempo. La ciudad y los perros, Conversación en la catedral y La fiesta del chivo son, por poner algunos ejemplos, tres novelas que le rescatarán del olvido.

Se conoce mucho a Llosa por su presencia mediática pero no sé si la mayor parte del público lo ha leído lo suficiente. En España tenemos la mala costumbre de crucificar a escritores sin haberlos leído, ya saben,por aquello de seguir la opinión generalizada sin esforzarse en ver si es cierta o una idiotez.

El libro que tienen ante ustedes es, simplemente, una explicación clara sobre la obra de pensadores como Adam Smith, Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean François Revel.

Todos estos autores marcaron al escritor peruano y lo único que hace en este libro (no es poco) es presentar al lector el pensamiento de todos ellos pero de una manera clara y concisa. Que para Llosa estos autores son importantes lo demuestra el hecho de que los citó en su discurso de aceptación del Premio Nobel, porque Llosa aprendió de Sartre a ser un intelectual comprometido con su tiempo, pero lejano ideológicamente del filósofo francés, aunque en el resto de su pensamiento, Llosa se declare discípulo de estos liberales.

Para Llosa, que tan bien conocía el continente americano, las ideas de esos liberales, supusieron un cambio de óptica. Llosa empezó ilusionado con la revolución cubana,pero pronto se percató de que muchas de las cosas que vendía la propaganda cubana eran falsas. Si a eso le añadimos la falta de libertad de expresión y a la censura, estaba claro que no iba a tardar mucho en abandonar las consignas de Cuba.

Este libro es la historia de un deslumbramiento, es decir, la lectura de los liberales le aportaron al escritor peruano la certidumbre de que era posible defender las ideas propias a pesar de estar contra la mayoría, cuando se pensaba o intuía que uno podía tener la razón. Es normal que esa consigna a favor de la libertad atrajera a Llosa. Además, como ha declarado en muchas entrevistas, comprobar el nivel de vida y libertad de los países latinoamercianos con respecto a Francia, Inglaterra o Estados Unidos, le permitió asmir que estos autores podían tener algo de razón, no sólo teórica, sino también práctica.

Por supuesto, como lector inteligente y crítico, Llosa es consciente de la críticas que reciben dichos filósofos, muchas de ellas, argumentadas con precisión, pero él se queda con el conjunto, sabiendo que el resto de ideas de estos filósofos les exculpa de sus posibles defectos.

En realidad , este libro es un homenaje cariñoso a autores que le han marcado tanto como intelectual como ciudadano. Quizás pueda faltar un capítulo en el que se pueda relacionar a estos filósofos con determinadas corrientes económicas. Pero también es cierto que una cosas son las ideas y otra muy distinta cómo las llevan a la práctica personas de diversos ámbitos.

Ya explicó Llosa en su libro autobiográfico Como pez en el agua (sobre la época en la que decidió presentarse como candidato a la presidencia del gobierno de su país) que la lectura de estos autores y sus viviencias como ciudadano universal lo animaron a dar el salto a la política.

Perdió las elecciones. El pueblo peruano votó a Fujimori. No sé si el tiempo quita o da la razón, pero sí nos pica la curiosidad sobre qué hubiera pasado con Perú en caso de que gobernara Llosa.

Discusión

Escribe el comentario:
L᠎ P W G O
 
blog/2018/07/22.txt · Última modificación: 12:07 23/07/2018 por andy
Recent changes RSS feed Creative Commons License Donate Minima Template by Wikidesign Driven by DokuWiki