ROMANTICISMO. MANUEL LONGARES

Hay libros que hemos tenido en las manos y que en su momento no compramos. Con el tiempo, te lo vuelves a encontrar ( con motivo de la recuperación por parte de Galaxia Gutenberg para conmemorar su publicación) y decides darle la oportunidad que en su día no le diste. Compras el libro y te lo llevas a casa y disfrutas de él, pensando lo tonto que fuiste en su momento por no haberlo leído antes. Con Romanticismo me ha pasado, precisamente, eso.

Premio Nacional de la Crítica en su momento, la novela narra el temor que existió en el Barrio de Salamanca cuando Franco agonizaba y era un rumor entre las elites sociales del país que el Caudillo se estaba muriendo.

Debo de confesar que al principio, en las primeras páginas, uno pensaba que la novela podía quedarse en la mera crónica insustancial y naif, pero a medida que avanzas en su lectura, el juego va dando paso a la narrativa con peso y poso y la novela se disfruta con interés. Porque narra con relativa sencillez, el final de una clase social con unas costumbres tan heradadas como las fortunas monetarias e inmobiliarias, el orgullo de clase social, sus hábitos y sus costumbres pero también, los secretillos que los personajes van dejando en su vida, los sueños, las ambiciones, los fracasos y las mentiras. Resulta interesante la novela, porque además, lejos de quedarse en la agonía de Franco y en los temores de sus acólitos, también aparecen por sus páginas, la intentona golpista del 23 de febrero y los nuevos aires en la política española de los años ochenta.

Si tuviéramos que explicar qué nos vamos a encontrar en el libro con un símil cinematográfico ( pero de calidad) es como si a esas películas del tardofranquismo con personajes exitosos (de esas de Cine de Barrio), el mundo en el cual han vivido, se les fuera resquebrajando, poco a poco.

Cuando estaba leyendo el libro, vi algún eco del García Hortelano de Mary Tribune, pero menos juguetón en lo lingüístico, menos transgresor y, casi siempre, más comedido.

Romanticismo es un título que debe quedar en los libros de literatura, también porque intenta analizar a una clase social que ha sido menos habitual en la novelística española de posguerra y cuando aparecían personajes con influencia y poder, estaban lastrados por un existencialismo oscuro, plomizo y gris, que no se atisba con tanta intensidad en estos personajes que, en alguna ocasión, no salen de sus preocupaciones absurdas y de un mundo de apariencias que resulta como un decorado de cartón piedra, mera fachada, que intenta ocultar que todo permanece y todo cambia en un barrio que fue dejando que muchos de los vecinos del “cogollito” del barrio, tuvieran que emigrar a algunos municipios del extrarradio que hoy ocupan los primeros lugares de la renta per cápita del país.

Es una novela interesante y recomendable.

Discusión

Escribe el comentario:
Si no puede leer toda las letras de la imagen, descargue el archivo wav que lo leerá por ti.
 
blog/2019/08/21.txt · Última modificación: 14:05 21/08/2019 por david
Recent changes RSS feed Creative Commons License Donate Minima Template by Wikidesign Driven by DokuWiki